HUESOS RECREATIVOS COMO COMPLEMENTO

HUESOS RECREATIVOS COMO COMPLEMENTO

HUESOS RECREATIVOS COMO COMPLEMENTO

HUESOS RECREATIVOS COMO COMPLEMENTO

 

A principios de 2016 se publicó un estudio en el que se evaluó la utilización de un pedazo crudo de fémur de bovino para la remoción de sarro en 8 perros Beagle de 3 años de edad. Y fue así como los huesos recreativos como complemento empezaron a tener una gran relevancia.

https://onlinelibrary.wiley.com/doi/abs/10.1111/avj.12394

El estudio se hizo en dos partes. En la primera, se ofreció solo hueso compacto (cortical) durante 12 días y en la segunda fase, se utilizó hueso esponjoso durante 20 días. El objetivo era evaluar por separado, la capacidad de cada parte del hueso para retirar cálculos dentales en los perros.

¡Los resultados fueron asombrosos! En la primera ocasión, el sarro dental cubría el 42% y 38.6% de las arcadas dentales. Después de 3 días de ofrecer hueso cortical de fémur, se observó la reducción del sarro hasta ocupar el 27.1% del área inicial y después de 12 días, los cálculos dentales se habían reducido al 12.3%

En la segunda parte del experimento, se observó que el sarro cubría el 16.8% de la arcada dental al cabo de 3 días de ofrecer hueso esponjoso; y al llegar a los 20 días, tan solo cubría el 4.7% de las piezas dentales. ¡Lo que significó una reducción del 87.8% en menos de un mes!

La conclusión del estudio fue que el hueso esponjoso remueve mejor el sarro a corto plazo que el hueso compacto (cortical). Pero para fines del presente artículo, nos demuestra que la utilización de huesos recreativos como complemento son un magnífico y sencillo método para mantener y/o restaurar la higiene oral en nuestros perros.

Un hueso recreativo es aquel que se ofrece únicamente para ser masticado y, por ende, no puede ni debe ser tragado. Se emplea como entretenimiento y también para mantener la salud oral de nuestra mascota. No se proporciona con la idea de brindar nutrientes.

HUESOS RECREATIVOS COMO COMPLEMENTO

Al elegir un hueso recreativo, debemos fijarnos en los siguientes puntos:

 

Deben estar crudos: Los huesos cocidos, al perder una gran cantidad de humedad, son más duros y se astillan con facilidad. Incrementando la posibilidad de generar pedazos filosos con la capacidad de dañar la cavidad oral o el tracto gastrointestinal de tu perrito. Hay algunas tiendas para mascotas que ya los venden procesados para poder mantenerse a la intemperie sin descomponerse; sin embargo, debido al proceso al que son expuestos, suelen romperse con facilidad igual que los huesos cocidos.

 

Procedencia: Debe venir de un lugar que nos inspire confianza. Donde los productos cárnicos luzcan frescos. En algunas ciudades, incluso, existe la posibilidad de comprar huesos crudos en tiendas de mascotas; si es tu caso, adelante. Si no, puedes elegir algún sitio donde vendan carne para consumo humano. Aclaro siempre vamos a recomendar conseguir los huesos recreativos en donde vendan carne para consumo humano, este será un gran complemento. 

Tamaño: Los huesos recreativos deben ser, SIEMPRE, más grandes que la cabeza de tu perro y más anchos que el ancho de su hocico. Esto para evitar que los traguen y puedan atragantarse.

Los huesos largos (aquellos que se encuentran en las extremidades, como es el caso del fémur) tienen dos porciones. Una de hueso esponjoso (más suave), que se encuentra en los extremos; y otra de hueso compacto (más dura), conformado por la parte larga central del hueso. Las porciones de hueso esponjoso suelen contener cartílago y pedazos de carne que pueden ser ingeridos sin inconvenientes.

Comportamiento del perro: Hay perros que mastican los huesos como si no existiera un mañana. Aquellos que son masticadores agresivos (los que muerden con mucha desesperación y fuerza) deben utilizar más porciones de hueso blando (esponjoso) que de hueso duro; ya que el constante forcejeo, puede ocasionarles fractura dental.

A los perros que mastican con más tranquilidad y sin tanta fuerza, se les pueden ofrecer más huesos compactos.

 

Supervisión y tiempo de exposición: Siempre, siempre, debes tener que supervisar a tu mascota cuando estés empleando un hueso recreativo. Si observas que lo ha roto o lo ha dejado suficientemente pequeño para tragarlo, no dudes ni un segundo en retirárselo.

El tiempo de exposición al hueso va a depender de qué tan mordelón sea tu perrito. Sin embargo, nunca debe utilizarse el mismo hueso en otro día. Recordemos que, al estar crudos, se descomponen rápidamente y pueden crecer bacterias indeseables en él.

Por ejemplo, a mis perros les ofrezco hueso recreativo una vez por semana en la tarde. Se los retiro después de 30 minutos y los desecho en el camión de basura al día siguiente. Cada semana compro nuevos huesos y se los ofrezco el mismo día que se los compro, de esta manera evitas que los huesos se puedan descomponer. Y ocasionarles alguna enfermedad por exceso de bacterias presentes en la carne descompuesta. 

 Precaución con otras mascotas: Si tienes más de un perro y deseas ofrecerles a todos un hueso recreativo, te sugiero separarlos para evitar peleas.

Frecuencia: No es necesario brindar huesos recreativos a diario. Pueden ofrecerse una o dos veces por semana.

Sobre la médula: Si el hueso trae la médula expuesta, recuerda que esta es rica en grasa y puede ocasionar problemas digestivos si tu mascota no está acostumbrada o si tiene problemas pancreáticos. Puedes retirarla con un utensilio de cocina si lo consideras conveniente.

Por último, te sugiero que si tienes algún perrito que ya haya pasado por algún problema gastrointestinal severo, como alguna obstrucción. Evites a toda costa brindarle huesos recreativos como complemento. De igual manera con aquellos perritos devoradores que se comen todo lo que encuentran sin importar que sea comestible o no.

Brindar huesos recreativos es sumamente benéfico para los dientes y encías de tu mascota. Sin embargo, puede ser un riesgo muy alto si no lo haces adecuadamente. Repito, una vez más, que la supervisión es muy importante. Jamás dejes solo a tu perro si tiene un hueso recreativo. Y si observas alguna anomalía, retíraselo inmediatamente.

Opciones de huesos recreativos

Unas muy buenas opciones que puedes proporcionar a tu perro:

      • Fémur de vaca .
      • Rodilla de vaca.
      • Perico.
      • Fémur de cerdo.

 

Para perros de menor tamaño existen opciones si bien no tan grandes y duros como la tráquea de res. Que si bien no son huesos como tal contiene muchos beneficios como el colágeno.

Conclusión 

 Nos van a ayudar mucho a mantener limpios los dientes de nuestros perros, al ser un excelente complemento en la salud de ellos. Es recomendable no darlos más de dos veces al mes, debido que los dientes pueden sufrir desgaste. Contienen muchos beneficios que pueden ayudar a nuestros perros. 

Todos estos tipos de huesos los puedes encontrar en la carnicería, pero si gustas también los puedes adquirir en nuestra tienda online

 

Espero que les haya gustado el artículo y que les haya servido saber que su perro es capaz roer huesos. Si tienen dudas pueden dejarla en los comentarios más abajo ⬇⬇⬇ y te invito a visitar otro el artículo donde hablamos de un snack muy bueno como hidratante natural EL PEPINO.

Si te gustó, por favor comparte y ayúdame a llegar a más personas con nuestro mensaje ⬇⬇⬇

Avatar
omar campos
og.campos@icloud.com
1 Comment
  • Avatar
    depilasser
    Posted at 02:48h, 22 noviembre Responder

    ¿Puedes aportar mas informacion?, ha sido fantastico encontrar mas informacion sobre este tema.

    Saludos

Post A Comment

0
Abrir chat
1
Hola
¿Cómo podemos ayudarte?